Empezar estudiar inglés

Cómo empezar a estudiar inglés solo

Pese al mito sobre la mala relación de los españoles con el inglés es importante saber que no es una lengua difícil. De hecho con el aterrizaje de septiembre son miles los que se marcan como objetivo para el curso en ciernes empezar a estudiar inglés. Se trata de un objetivo mucho más factible si se aborda tras la inscripción en un centro de estudio cualificado, sin embargo por muy diversas razones siempre hay quien decide asumir la aventura en solitario.

No te lleves a engaño, aprender un idioma sin la ayuda de un profesional es complejo. Para avanzar a un ritmo adecuado es necesario un gran ejercicio de voluntad y mucha disciplina, y aunque la experiencia nos dice que son más los que abandonan que los que persisten, mucho o poco, el tiempo dedicado siempre ofrece rendimiento.

Otro aspecto importante a considerar al empezar a estudiar inglés es el nivel de conocimiento del estudiante que aborda la tarea en solitario. Conviene distinguir entre los que parten de un nivel muy básico o nulo y los que buscan ampliar o perfeccionar su conocimiento. En el primer caso el autoaprendizaje alcanza cotas que podemos calificar de próximas a la heroicidad, mientras aquellos que persiguen mantener sus destrezas pueden encontrar en su esfuerzo una mayor satisfacción, si bien sus resultados serán proporcionales a su capacidad de sacrificio.

Así que para poner fin a este largo preámbulo, la recomendación de Global Link Idiomas para aprender bien el inglés es confiar en los métodos asistidos con profesores profesionales, si bien no renunciamos a dar algunas pistas a los que pese a la advertencia tengan la valentía de afrontar la aventura por su cuenta.

Motivación y objetivos medibles

Antes de ponerse a la tarea resultará muy productivo autoevaluarse. No, no nos referimos a la medición de conocimientos en la lengua foránea sino a una labor más introspectiva: ¿por qué quiero aprender inglés?  y ¿qué estoy dispuesto a sacrificar para conseguirlo?

Dos preguntas que si se responden con sinceridad pueden ser útiles. La primera, para usarla de palanca de motivación en los momentos de debilidad, que los habrá. La segunda, para establecer un calendario de actuación, tanto de dedicación al estudio (número de horas diarias o semanales) como para otras actividades complementarias (visionado de vídeos, escucha, lectura, redacción, etcétera).

Establecido el calendario, conviene hacer una pequeña programación con los objetivos de conocimientos a adquirir. En función del método que se haya decidido seguir –siempre debe haber uno–, marcar el ritmo de avance con periodicidad semanal y mensual. Es aconsejable plasmar por escrito estos objetivos, de modo que nos permita hacer revisiones futuras para evaluar si progresamos al ritmo adecuado. Y otra recomendación, sobre todo para los estudiantes con un nivel de partida más básico, conviene fijar objetivos modestos: hay que cimentar bien esos conceptos más básicos sobre los que más tarde nos apoyaremos para seguir avanzando. Si lo hacemos bien, luego progresaremos con mayor rapidez.

Lo primero, escucha

No hace falta recordarte que así es como comenzaste a hablar en tu lengua materna. Hacer oído es la parte más importante para empezar a dar los primeros pasos en un idioma, si bien se trata de una tarea donde se precisa de una gran fuerza de voluntad, ya que educar el oído a una nueva lengua requiere de tiempo; y no hablamos de unos meses.

Es importante que en esas programaciones, de cualquier nivel, la escucha -listening-ocupe un buen porcentaje del tiempo dedicado al estudio y las actividades complementarias. Ten en cuenta que la escucha es esencial al empezar a estudiar inglés.

Pero no olvides estudiar

“La letra con sangre entra”. No te asustes, hace décadas que no oímos barbaridades por desgracia comunes en otros tiempos, pero hay que concienciarse que sin horas de estudio, sin echarle codos, no se va a avanzar. Un recurso de utilidad para el autodidacta es hacer el mayor número de ejercicios gramaticales posibles, son muy variados, algunos incluso divertidos, y en todos los casos contribuyen a sedimentar lo estudiado. Y recuerda que la fase de la autocorrección es casi tan importante como la de realización. La escritura -essay- también es una práctica que acelera el aprendizaje: no se trata de llenar folios, esmérate en la redacción.

No desaproveches la oportunidad de hablar

Más aún, deberás esforzarte en generar oportunidades que te permitan practicar el inglés oral, sin duda la mejor forma de medir tus avances. En muchas localidades españolas existen grupos de conversación gratuitos abiertos a cualquier interesado; si tienes amigos en el extranjero es el momento de utilizar Skype; y si puedes, no dejes de viajar al extranjero, aunque sea un fin de semana, resultará muy motivador ponerte a prueba.

Combinada la lectura con audio

La lectura –reading- debe ocupar también una buena parte de tus esfuerzos en el aprendizaje, recordando que se trata de un idioma en donde la mayoría de las palabras no se pronuncian como se escriben. Por ello son de gran utilidad los audiolibros, lectura combinada con escucha. Busca textos coherentes con tu nivel y utiliza alguna de las muchas herramientas que puedes encontrar en Internet, por ejemplo la plataforma de conferencias TED donde se abordan infinidad de temas de actualidad para todos los intereses. En este caso selecciona la herramienta de lectura mientras escuchas al orador dando a la pausa cuantas veces necesites para seguir su discurso (la repetición es la mejor de las herramientas). Si tu nivel es muy básico, prueba a poner en tu buscador de Google ‘lecturas en inglés básico’ y encontrarás multitud de recursos.

Otras pistas al empezar a estudiar inglés

No tengas prisa, si sigues estas recomendaciones poco a poco verás que el inglés empieza a fluir con más naturalidad, recordando que es muy importante avanzar sin dejar lagunas en los conceptos gramaticales más básicos. Para contribuir al éxito en tu empeño, en Global Link te ofrecemos unos tips finales que esperamos sean de utilidad apra empezar a estudiar inglés:

  • Post-it por toda la casa. Sobre la cafetera uno que ponga ‘coffeemaker’, en el cajón de los calcetines, ‘socks’, y en la pasta de dientes otro con la palabra ‘toothpaste’… Es una forma divertida y útil de ir memorizando vocabulario y de hacer ejercicio de una forma continuada y con un mínimo esfuerzo.
  • Cambia la configuración al inglés de tu ordenador, teléfono, televisión… Y de cualquier otro gadget de uso diario que lo permita.Te ayudará a ir pensando y entendiendo la lógica del nuevo idioma en un ejercicio de reprogramación cerebral que es imprescindible asumir cuanto antes.
  • Dedícale tiempo todos los días. Ya lo hemos dicho imposible avanzar en el nuevo idioma sin una clara determinación, lo que en la práctica se traduce en tiempo. En nuestro post sobre cómo aprender inglés aprovechando los micromomentos del día encontrarás muchas pistas para empezar a estudiar inglés con garantía de éxito.
  • Televisión con subtítulos. De acuerdo, es un ejercicio tedioso cuando no se tiene un buen nivel pero es absolutamente imprescindible no perder ninguna oportunidad de aprender el idioma, así que utiliza las horas que pasas frente al televisor para escuchar tus series y películas en versión original con subtítulos en castellano. Si persistes, pronto verás que cada vez te resulta más sencillo seguir la trama. Otra opción es volver a ver aquellas películas o capítulos que ya has visto tantas veces que te los sabes de memoria, pero en versión original y sin subtítulos, ni en español ni en inglés; de esta forma, la trama ya te la sabes, y podrás prestar toda tu atención a qué dicen y cómo lo dicen.
  • Utiliza la tecnología y todos los recursos a tu alcance. Una de las ventajas del aprendizaje del inglés es que hay muchas formas de practicarlo. Memoriza tus canciones favoritas, engánchate a los podcast y escúchalos desde el móvil, lee la prensa en inglés en Internet, mira vídeos en YouTube, escucha la radio en el coche, crea un grupo de WhatsApp con los amigos con los que compartes el mismo interés…

No te desesperes, que no te importe meter la pata una y otra vez, solo así se aprende. No recordamos cómo aprendimos a andar, éramos muy pequeños, pero no por caernos una y mil veces dejamos de intentarlo. El empezar a estudiar inglés es igual, requiere tiempo y práctica, y muchas caídas.

Recuerda, si al empezar a estudair inglés consigues que el idioma forme parte de tu vida diaria, todo será más fácil.

Stop saying I wish, startsaying I will

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.