Estudiar en Canadá

Diez cosas que deberías saber antes de enviar a tu hijo a estudiar a Canadá

Cada vez son más los padres concienciados de que el aprendizaje de un idioma en el extranjero aporta mucho más que el dominio de otra lengua extranjera. Sin duda, hablar una segunda o tercera lengua es uno de los mejores regalos que podemos hacer a la educación de nuestros hijos, pero este proceso de aprendizaje no sólo ofrece destrezas en competencias reconocidas por el mercado laboral, también es un elemento clave en su proceso de maduración.

“Veo a mi hijo mucho más centrado, ¡cómo ha cambiado!” Resulta curioso que el primer comentario que los padres suelen realizar después de haber enviado durante un año académico a su hijo al extranjero no suele centrarse en la indudable mejora del idioma, sino en el impacto que ha tenido sobre su personalidad y nivel de independencia.

La inmersión total en un entorno académico diferente, convivir con otro tipo de familias y amigos y experimentar con otro modelo social curte y abre mentes. De hecho esta experiencia se convierte en una de las más enriquecedoras en toda la vida de los alumnos.

Si está valorando premiar con un año académico en el extranjero a tus hijos hoy nos gustaría profundizar sobre un destino como Canadá. Un país que puede añadir un plus sobre los más habituales como Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido. Además de ofrecer una inmersión en inglés, en francés o en ambos idiomas permite entrar en contacto con uno de los sistemas educativos más desarrollados del mundo junto con los de los países escandinavos.

¿Por qué Canadá es un destino único?

1) Estudiar en inglés o francés, vivir en ambos idiomas. Por su bilingüismo. Los alumnos pueden optar por estudiar en un centro en cualquiera de los dos idiomas, ya sea en inglés o en francés. Pero lo que convierte Canadá en un destino diferente es la posibilidad de experimentar con ambos idiomas. Por ejemplo, una opción que resulta muy interesante para los estudiantes que ya viajan con un buen dominio de inglés y quieren reforzar el francés, es optar por inmersión escolar en francés y convivir con una familia anglófona, un modelo que refuerza el conocimiento en ambas lenguas de una forma muy natural.

Otras ventajas

2) Cien por cien convalidable. El Ministerio de Educación español tiene vigente un convenido con el Gobierno canadiense que permite la convalidación total de los estudios realizados por el joven en un colegio durante un curso escolar. Para ello, el estudiante debe acreditar haber cursado y aprobado un mínimo de cinco asignaturas del grado a convalidar durante dos semestres o tres trimestres.

3) ¿Quién gestiona la convalidación? Empresas como Global Link Idiomas ofrecen asesoramiento para abordar este proceso en todas sus etapas, informando sobre la reglamentación vigente, pero es la familia la responsable de realizar los trámites. En el caso de que la familia prefiera contratar una agencia para solventarlo, hay que prever un coste aproximado de unos 300 euros. En cualquier caso, la convalidación del curso depende siempre de la valoración del Ministerio de Educación.

3) De 14 a 18 años. Esta es la franja de edad más habitual entre los alumnos de los programas en Canadá. Son estudiantes de ESO o Bachillerato con unas destrezas medias en inglés o francés y sin ninguna asignatura suspensa en los cuatro años previos a la estancia. En el caso de que el currículo del interesado no lo cumpla se debe realizar un análisis individualizado del alumno con el centro.

4) Mejor en escuela pública. Al contrario de lo que sucede en otros destinos, la alta calidad del sistema público educativo canadiense hace que la inmensa mayoría de los estudiantes extranjeros opten por un colegio público. El sistema permite a los estudiantes un alto grado de personalización de las materias, lo que favorece la motivación. Además existe una amplia variedad de actividades extraescolares, tanto en materia de deporte como en otras disciplinas artísticas y técnicas.

5) ¿Se puede elegir el destino? Existe la posibilidad de que la familia elija dónde realizar el curso escolar en cualquiera de sus diez territorios, los más populares son Alberta, British Columbia, Manitoba, Nova Scotia, Ontario o Saskatchewan. Cada territorio cuenta con diferentes distritos escolares pero en todos ellos se garantiza la máxima excelencia educativa.

6) Cuándo se recomienda iniciar el proceso. El proceso de información y decisión para enviar a un joven durante un año a Canadá es siempre intenso. El consejo es iniciar la búsqueda de información durante el trimestre otoñal y decidir en los dos primeros meses del año. Respetar estos plazos es garantía de elección de plaza y de abordar el proceso con la meditación y tranquilidad que debe acompañar a una decisión importante.

7) Cómo es la inscripción. Cada agencia tiene su propio procedimiento pero lo habitual es que el participante junto con su familia rellene un informe de inscripción. En este documento se le consultará sobre: información personal y académica (notas de los últimos tres cursos); informe médico y de vacunación; elaboración de cartas de presentación para la familia anfitriona (fotos familiares, con amigos…)

8) ¿Qué hay que preparar antes de la salida? En las reuniones previas se facilita a la familia y el estudiante toda la información necesaria referida a documentación y trámites. Los temas a los que hay que prestar atención son: visado de entrada para Canadá (unos 250 euros), selección de las asignaturas que se van a cursar en Canadá de cara a la convalidación en España, documentación para la convalidación de los estudios, seguro médico (normalmente incluido en el servicio que se contrata a la agencia).

9) ¿Cómo va a viajar el estudiante? Es habitual que sea la propia familia la que gestiona el vuelo o vuelos hasta el destinó en Canadá, si bien las agencias también ofrecen este servicio. Los chicos suelen viajar solos, esperándoles en su destino personal de la agencia y/o la propia familia anfitriona.

10) ¿Cómo elegir una agencia? Existe una amplia oferta, lo que en ocasiones dificulta a la familia su selección. El sentido común es la mejor guía para acertar en la elección pero muy recomendable optar por una que garantice años de experiencia y esté avalada por Aseproce (Asociación Española de Promociones de Cursos en el Extranjero). Otro punto a tener en cuenta es que su gestión esté certificada por el sello de calidad de este organismo: Norma Aseproce.

Para más información.

Education is not preparation for life, education is life itself

Foto: Ottawa, Canada Toirism Commission’s

Un pensamiento en “Diez cosas que deberías saber antes de enviar a tu hijo a estudiar a Canadá

  1. Wiley Roese

    Hola,¡Mil gracias por el post! Me ha resultado muy utíl. Como se ha dicho, es muy interasante para quienes no somos españoles. Yo soy Argentino y de momento estoy concluyendo una carrera de filología inglésa y también investigando opciones para cuando finalice. Me gustaría estudiar un máster de traducción y interpretación en Irlanda pero no sé cuáles son los mejores institutos para hacerlo. Por si las moscas has escrito un blog post sobre aquel tema. ¡Muchas Gracias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.